Portada

Blog Categories

Noticia seleccionada

Parricida busca liberarse de la justicia

Autor : ninguno


2017-01-24


imagen


Abogados de la asesina del ex Jefe del Programa Juntos Héctor Yancce Vargas aseguran que acuchilló a su esposo bajo los efectos de “Síndrome de Emoción Violenta”, para obtener una sentencia benigna.

En la Corte Superior de Justicia de Ayacucho, está por concluir uno de los procesos más emblemáticos de Huamanga. Se trata del cruento asesinato del ex Jefe del Programa Juntos Héctor Yancce Vargas, ocurrido en el distrito de San Juan Bautista entre la noche del 23 y la madrugada del 24 de agosto del 2015. La esposa de la víctima Janeth Erika Quinto Granados, confesó haber asesinado al padre de sus dos hijas, tras una discusión violenta y en defensa propia. Sin embargo, en los últimos 17 meses, surgieron nuevas evidencias que ponen en duda la versión de la parricida, abriendo la posibilidad que el ex alto funcionario del Estado, fue asesinado por más de dos personas y con igual número de armas blancas.

En la penúltima audiencia del 19 de enero del 2017, el abogado defensor de Janet Erika Quinto Granados, al exponer su alegato final sostuvo que el Colegiado, debería desvincularse de la acusación fiscal, y condenar a su patrocinada por el delito de Parricidio por Emoción Violenta en agravio de Héctor Yancce Vargas, tal como lo acredita la controvertida Evaluación Psiquiátrica Nº 8061-PSQ-2016, suscrita por los especialistas Flor Salazar Rojas y Sami José Acuña Buleje, el 26 de febrero del 2016. La intensión de la defensa es lograr una sentencia benigna, sustrayendo a la parricida de su verdadera responsabilidad en el crimen.

La evaluación psiquiátrica que intenta utilizar la parricida en su favor, se basó solo en su relato que da cuenta de la presunto tormento que vivió al lado de su esposo, detallando que la maltrataba con frecuencia y la despreciaba como pareja, al extremo de haber intentado suicidarse en más de dos ocasiones, provocando el desenlace fatal bajo los efectos del “Síndrome de Emoción Violenta”, que es una atenuante de la pena es sancionado con prisión de uno a tres años.

El referido documento psiquiátrico formula juicios de valor que no están contemplados en la Ley y con el claro propósito de favorecer a la inculpada. Según el Código Procesal Penal, los especialistas de este rubro están prohibidos de emitir juicios de valor sobre la conducta de los procesados, toda vez que esto corresponde exclusivamente a los jueces. Habrían omitido en estudiar los actuados en el expediente para tener mayor información del proceso y carecería de motivación o fundamentación, porque no indica los criterios científicos o técnicos, médicos y reglas de los que se sirvieron para realizar el examen.

Soborno de Psiquiatras

De la denuncia por delito de Estafa interpuesta por una interna del Penal de Ayacucho contra el padre de la asesina, da cuenta sobre la existencia de un audio en la cual el denunciado Carlos Quinto Tapahuasco, revela haber sobornado a los profesionales que hicieron la evaluación psiquiátrica para favorecer a su hija. El interesado habría viajado a Lima para tomar contacto con peritos y altos Jefes del Instituto de Medicina Legal, para concretar sobornos con altas sumas de dinero para conseguir el ansiado documento con la emisión del juicio de valor que le da la posibilidad de salir bien librada en el proceso.

El crimen

El 23 de agosto del 2015, Héctor Yance Vargas, asistió a la fiesta del cumpleaños de su suegro Carlos Quinto Tapahuasco, cuando la parricida se había retirado de la celebración luego de beber casi una caja de cerveza de las 40 que existieron para animar la fiesta. Según la versión de la parricida, los invitados del agasajo empezaron a llegar a partir de las 2 de la tarde y sus familiares le preguntaron por su esposo, a lo que ella respondió que se encontraba en su centro de trabajo. Luego bailó y bebió vinos y cerveza con los asistentes hasta las 9 de la noche, en que decide retirarse a su casa ubicada en el Jr. Infiernillo Nº 131 en el mismo distrito de San Juan Bautista.

“Recuerdo que mi hija la pequeñita, mi hija Nicole me dice: ´Mami estas mareada, vamos a la casa, tú me has prometido que vamos a ir temprano´, pero la fiesta recién se armaba, nos vinimos a mi casa y mi hermana menor me dice vamos a tu casa, acá va ver mucha bulla, ya vamos. Nos metemos de frente, yo a mi cuarto y mi hermana se fue al cuarto de mi hija Nicollle. Borracha, borracha no estaba, mareada”, expuso a la policía Yaneth Erika Quinto Granados.

“En eso estoy durmiendo y la puerta tocaban fuerte, fuerte, miro el reloj y era las 12.45, era mi esposo, hablaba para que no se levante mi hija corro y le abro la puerta, le digo: `Shhh, que tienes Héctor, los inquilinos te escuchan’ !Ábreme conchatuvida!, Héctor que tienes, que mierda no me jodas carajo, a mí que chucha me importa tus inquilinos, acaso a mí me pagan”, prosiguió la parricida.

Luego detalló que en medio de la discusión violenta entre ambos, el finado ingresó a la cocina sacó un cuchillo e intentó asesinarla. Ella se defendió como una leona, logrando arrebatarle el arma punzocortante para contraatacar a su esposo con la misma arma blanca hasta matarlo.

“Solo recuerdo que le quité el cuchillo y solo decía basta, basta, ahí se me vino, solo decía basta. Le propino en su estómago, cerrando los ojos, decía basta basta, en ese momento se me vino todo, toda la humillación, de lo que me pisoteaba, que me decía que era inútil, buena para nada, luego de eso recuerdo que tenía el cuchillo en la mano, él estaba tirado en el piso, me dije: `Dios mío que hice, que hice, fui al baño no vi mi herida, dejé el cuchillo no sé dónde me fui a mi cuarto, cogí un calcetín y me envuelvo la mano herida. Con la discusión mi hermana y mi hija se habían despertado, mi hermana me dice que ha pasado, yo le dije no sé qué hice, que le he hecho a Héctor. Le dije Angie tráeme a mi hija, vámonos, me lo llevo a la casa de mi mamá. Me fui a la Comisaría, le dije mi esposo ha querido agredirme, mi esposo, yo al defenderme no sé qué le hecho, fuimos. Con las mismas volvimos, era como un sueño”, expuso la parricida. 

Para el Fiscal que sigue el caso, los involucrados en la muerte se contradicen cuando narran la forma y circunstancia de cómo se hizo presente el occiso en la fiesta del cumpleaños de Carlos Quinto Tapahuasco. Existe la hipótesis de que Héctor Yance Vargas, fue asesinado en uno de los ambientes de la casa donde se desarrolló la fiesta de cumpleaños, tras una discusión con su cuñado que hizo abortar la ceremonia. Testigos sostienen que la asesina y su esposo estuvieron presentes al mismo tiempo en la celebración cumpleañera.

Según un folleto impreso denominado “Justicia Para asesinos del crimen del ex Jefe del Programa Juntos”, las evidencias de sangre del occiso, no corroboran la versión que dio la parricida, quien indica que el hecho ocurrió a oscuras, con la luz apagada, que resultó herida en la mano izquierda y derecha, que “sangró abundantemente como agua, que en esa condición logró arrebatar el arma blanca que sostenía el occiso, para defenderse, que forcejeó con el occiso y que luego acuchilló, con los ojos cerrados, hasta que cayó al suelo el occiso, para luego inmediatamente salir de la vivienda, con su hermana menor y su hija, con dirección a la vivienda de sus padres y luego a la Comisaría de Familia de Ayacucho, a denunciar el hecho”.

Las vistas fotográficas que perennizaron la escena del crimen, dan cuenta que los muebles se encuentran en su lugar, la existencia de una toalla al lado izquierdo del cadáver y a la altura de la cabeza, habría sido colocado por los asesinos para impedir el escurrimiento de la sangre de la víctima para evitar que manche una alfombra y juguetes. De igual forma, los restos de sangre por goteo de la víctima tienen los borde uniformes, lo cual demuestra, que el chorreo se produjo a una altura de 20 centímetro aproximadamente, es decir, los vestigios de sangre fueron colocadas por los presuntos asesinos. Si los goteos de sangre hubiesen sido producto de las heridas ocasionadas, y que cayeron al piso cuando forcejeaban entre la víctima que mide 1,69 Mts de estatura y la asesina menos de 1.60 Mts, las manchas de sangre hubiesen sido con bordes estrellados o en forma alargada de tipo cometa, por la altura de la caída (más de 1 metro aproximadamente).

“Cuando dos personas heridas forcejean, sangran, manchan el piso, se dan pisadas sobre estas manchas, en ese momento no se cuida de no pisar las manchas, pues, las vistas fotográficas, nos indican la no existencia de pisadas. Del mismo modo, no se tiene evidencias biológicas, manchas de sangre, propias de una persona malherida, cuando trata de salir del lugar para pedir auxilio, en un intento de salvar su vida, cuando agoniza (arrastre). Las fotografías logradas en la escena del crimen, advierten que el cuerpo inerte del extinto habría sido colocado en el lugar, el occiso no presenta heridas de defensa, en manos o piernas. Los cierto es que al activarse una reacción natural, para defenderse y protegerse con manos y pies, para salvar su vida, surgen lesiones. Por ello concluimos contundentemente, que Héctor Yancce fue sujetado de manos y piernas, para que otro le corte el cuello”, sostiene el documento.

Evidencia fundamental

El Pronunciamiento Médico Legal Nº 018-16-DITANFOR, suscrito por los médicos Alfredo Tentalean Araujo y Jorge Vásquez Guerrero del 15 de febrero de 2016, es un documento clave para desvirtuar la presunta confesión sincera de Janeth Erika Quinto Granados.

El informe solicitado por el Ministerio Público, luego de analizar más de 15 documentos de la investigación, entre ellas, los informes policiales, declaraciones testimoniales de la asesina, actas de constatación y levantamiento de cadáver, exámenes toxicológicos, biologías forenses, necropsias y dictámenes periciales, indica que el cuerpo inerte de Héctor Yancce Vargas presenta 13 heridas punzocortantes, 3 hematomas y 1 laceración, por dos tipos de armas blancas.

“Las heridas en el cuerpo del occiso son de dos tipos de objetos “armas”: punzo cortantes (objeto con punta y filo) = cuchillo y punzantes (objeto puntiagudo). Pero no obstante podrían haber intervenido más cuchillos del mismo tipo ya que en los 2 portacuchillos (hallados en la cocina de la casa) están faltando 3 cuchillos (estando un cuchillo en el lavatorio) no se sabe de la ubicación de 2 cuchillos”, reza el documento acusador.

Esto implica que la Médico Legista que practicó la Necropsia de ley en el cadáver de Héctor Yace Vargas, habría obviado dolosamente consignar datos sobre lesiones de arma blanca que presentaba el occiso, y falseó datos respecto a la cantidad de armas empleadas en el crimen, tipo de cortes, dirección y lo más sorprendente es que alteró la hora de necropsia y data de muerte.

Según el Informe Pericial de Necropsia Médico Legal Nº 000091-2015 suscrita por la Dra. María Ruth Saccsa Cangalaya, la necropsia practicada al cadáver del ex Jefe del Programa Juntos duró alrededor de 9 minutos. Inició a las 12:56:47 y terminó a las 01:04:48 del 24 de agosto del 2015. Todo un Récord Guinness que pone en duda la celeridad de la necropsia.

Pero hay más. La Dra. Saccsa Cangalaya, no consideró en la necropsia la lesión que el occiso presenta en la nuca ocasionado con arma diferente al hallado en la escena del crimen, lo cual demuestra que para victimar al occiso se utilizó más de dos armas.

La Fiscal Adjunta Ruth Estrella Pedrosa Castillo, tampoco levantó el acta del protocolo de necropsia, como era su deber, donde se pudo suplir las carencias sorprendentes del documento de la médica legista. Al parecer, también los fiscales a cargo de las diligencias preliminares e investigación preparatoria cometieron una serie de graves omisiones en las investigaciones, como el hecho de no haber dispuesto el correcto abordaje de la escena del crimen, con la concurrencia de los peritos de la Oficina de Criminalística.

En suma los magistrados del Colegiado que resolverán el caso, tienen una dura tarea por cumplir con imparcialidad y de acuerdo a Ley.

ejemplo noticia dos

imagen

2017-01-11

Cuando esa mujer se casó con mi hijo comenzaron mis desgracias, se me cayó el pelo, empecé a engo .......

Leer

ejemplo noticia dos

imagen

2017-01-11

Cuando esa mujer se casó con mi hijo comenzaron mis desgracias, se me cayó el pelo, empecé a engo .......

Leer